EN BOGOTÁ NO SE DESNUDA EL CIELO

EN BOGOTÁ NO SE DESNUDA EL CIELO,
crecen las rosas de alguna aparición
y corta el aire,
los niños suplican jugar bajo los puentes,
las palomas sostienen a las plazas.

Recuerdo que alguna vez no estuve solo,
tenía un espejo donde mirar la ausencia de otros,
mis antiguos tesoros hoy me quitan el sueño,
no reparo en la llovizna,
se mojan a mi alrededor hombres y cosas,
la altura
aplasta por igual,
llegué a pensar un día que La Habana era el caos,
pero en esta ciudad de esmeraldas
un arsenal de breviarios no asegura la paz,
morir es cuestión de un instante,
las montañas hacen honor al Inefable
mientras alguien dispara
y la niebla cubre el altar de la tierra.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s