MI HERMANO

Mi hermano

Orestes se ordenó sacerdote de Ifá en un país donde los negros no importan. Orestes se hizo un reino aparte, vive aparte, reza, sueña aparte. Ayer, al salir de la escuela, me fui con él a tomar una malta. Y desperté en Madrid con el sabor de aquella malta que bebíamos siempre en las tardes. Fue un día de exilio, con muchas ganas de pegarle a alguien.

 

El bronce vale y otras crónicas. Editorial Silueta 2011.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s