CUANDO EL MARIEL VINIERON A BUSCARNOS

CUANDO EL MARIEL VINIERON A BUSCARNOS,
yo no quería dejar a mis abuelos,
su ternura curaba,
aquella soledad de niño entre mayores
“reunidos”,
ausentes,
del miedo al aguacero que derrumba.

La casa se quedó sin sus adornos,
se rompieron las fotos y las cartas,
se hicieron planes,
conjeturas,
cuentos
de la lechera,
pero no llegó nunca el telegrama
y hubo que regresar al fingimiento
de que todo iba bien,
de que la vida,
era el futuro de algún modo.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s