HABLAR CONTIGO ES UNA COSA SERIA

HABLAR CONTIGO ES UNA COSA SERIA
porque Tú me remites a mí mismo
y me pones al pie de Tu silencio
donde no hay distracciones,
ni hojarasca.

Aparece lo humano cuando callo
y asusta tu Presencia;
duele ser Dios en estos días,
nadie
quiere saltar contigo a lo profundo,
donde ocurre el encuentro con el otro
que dejamos al borde del camino.

Y ya nada es igual, se nos revela
el exacto valor de la miseria
que cubre nuestras vidas,
que nos deja,
el cetrino color de la estatuas muertas.

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

COMO TODOS LOS HOMBRES

COMO TODOS LOS HOMBRES
padezco altas y bajas,
digresiones,
elogios,
inmundicias
que dibujan mi tránsito.

A veces creo que sólo soy un hombre,
un esquema de músculos y vísceras
con un norte y un centro de espejismos,
de cimientos que el agua reblandece
con el amable auxilio de la duda.

A veces creo que sólo soy un hombre,
entre el dolor y la esperanza,
con la impaciencia de un camino.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

 

 

 

NO ES EL SILENCIO DE LAS VÍCTIMAS

NO ES EL SILENCIO DE LAS VÍCTIMAS,
el dolorido,
el contrahecho,
el que no quiero cuando estoy a solas.
porque la podredumbre no es silencio,
y la espada se teje a puro golpe.

Ayúdame a callar mientras espero
un silencio que escucha la fuga del sinsonte,
la palabra del otro,
el nacimiento
risueño de una hoja.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

CUANDO EL MARIEL VINIERON A BUSCARNOS

CUANDO EL MARIEL VINIERON A BUSCARNOS,
yo no quería dejar a mis abuelos,
su ternura curaba,
aquella soledad de niño entre mayores
“reunidos”,
ausentes,
del miedo al aguacero que derrumba.

La casa se quedó sin sus adornos,
se rompieron las fotos y las cartas,
se hicieron planes,
conjeturas,
cuentos
de la lechera,
pero no llegó nunca el telegrama
y hubo que regresar al fingimiento
de que todo iba bien,
de que la vida,
era el futuro de algún modo.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

HAY TANTAS COSAS QUE SOBRAN EN EL PATIO

HAY TANTAS COSAS QUE SOBRAN EN EL PATIO
para dar a los vientos de Cuaresma
antes que llegue Mayo con su risa
que me alegra la sangre y la memoria.

Hay que limpiar el patio,
limpiar todo,
lo que se pudra y muera
entre nosotros.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

 

SOMOS UN PUEBLO ESCLAVO

SOMOS UN PUEBLO ESCLAVO,
nos custodian los restos del banquete,
la costumbre
de recoger migajas.

Nadie recuerda el tiempo en que podíamos
mirar hacia lo alto,
somos un pobre pueblo de escribanos,
guaracheros de oficio,
mendicantes,
sin otra vocación que una tristeza
muy mal disimulada.

Tenemos pan y sopa
que nos dejen
en paz los libertarios
discursos de una vida mejor.

Sólo tenemos esta
vidita sin luciérnagas,
para qué malgastarla si podemos
huir a cualquier parte,
si el estómago,
es la mejor definición del hombre.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

HOY QUIERO SER CENTAURO

HOY QUIERO SER CENTAURO,
no se engañen,
la guerra
es parte de la vida que tenemos.

Hoy me permito un sueño
viril
y decadente,
hoy quiero ser centauro,
aunque me digan
-los de falso pudor-
que la paz es posible.

Hoy afilo las armas de la guerra
que habrá de sorprendernos
en este mundo afeminado.

No se engañen,
no abjuren,
ante el señuelo de nuestros enemigos.

Habrá que ir a la guerra aunque nos duela
la luz del día siguiente.
Nuestros ojos verán
tarde o temprano,
el grave amanecer de los ejércitos.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

 

ESTOY UNIDO A TI POR TANTAS RAMAS

ESTOY UNIDO A TI POR TANTAS RAMAS,
por tantas conexiones y misterios
que ya no soy el mismo y no lo intento
porque de ser el mismo sería otro,
quebrándose en silencio,
en cada pulsación,
en cada gota,
de sangre que recorre el alma y la cordura.

Eso es definitivo como un árbol
que ha crecido en la zona profunda
de mi tiempo,
pocas verdades tengo,
esta es una,
la más cierta quizás
bajo mi sombra.

Si algo le pido a Dios es ir primero,
no quiero estar ausente de otro modo,
con el vano dibujo de una vida,
ya imposible,

sin ti.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

LLEGÓ MUY TARDE AL BAR Y PIDIÓ UNA CERVEZA

LLEGÓ MUY TARDE AL BAR Y PIDIÓ UNA CERVEZA,
nos comentó que moriría pronto.
Había visto la muerte muchas veces,
probablemente había matado a otros,
una cerveza belga ámbar tostado,
le calmaba la sed siempre en la tarde,
del exilio que junta a los ausentes
en el saber que lo ignoramos todo
y la confianza salva aunque esté loca
para esperar a Dios entre los hombres,
para confiar en alguien.

Una cerveza oscura,
tan bonita,
cuando cae del grifo a la garganta
y nos lava la costra de los ojos,
y nos deja llorar lágrimas negras.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.

 

EL HOMBRE NADA LLEGÓ PARA QUEDARSE

EL HOMBRE NADA LLEGÓ PARA QUEDARSE
es el hijo mayor del hombre nuevo,
sólo quiere comer,
fumar,
el sexo,
no le importan la muerte,
ni la patria.

Este es el hombre nada compatriotas,
nuestro hermano también, entre nosotros,
con la media verdad bien aprendida
en los predios del mal que fue su casa.

Algo de su vacío se contagia
en la nada que aturde,
que dispersa,
y arriba a este confín en otro carro
armada hasta los dientes.

Este es el hombre nada
nuestro prójimo,
criatura de una noche muy larga,
que homologa los males a su antojo,
que corrompe los bienes de la sangre.

Nos une la raíz de una nostalgia
que no puede arrancarse,
nos salvamos con él o hemos perdido,
también,
esta batalla.

 

Cuaderno para el viaje. Editorial Silueta 2017.